Guía para comprar cunas

Las cunas, la primera cama de nuestro bebé, tienen una historia muy interesante. La palabra “cama” significaba inicialmente: el lugar donde una persona duerme – que originalmente no era más que un hueco en el suelo.

Los primeros tipos de cunas que existieron eran como pequeños balancines o camas mecedoras, y eran típicamente una de las primeras piezas que todo nuevo hogar tenía, por lo que tienen una larga historia.

Antes de que los europeos descubrieran el nuevo continente, los americanos nativos acunaban a sus bebés en multitud de pequeños muebles con muy distintos estilos, casi tantos como cunas modernas hay ahora. En aquellos años había cunas que estaban hechas de corteza de árbol, cunas de piel de celosía, cunas de mesa, cunas tipo cesta y muchas más.

cunaLa importancia de elegir una buena cuna para el descanso de tu bebé
 

Estos estilos iban cambiando según cambiaba la geografía en que se encontraban las tribus, influenciados por los materiales que tenían disponibles en esos momentos para su construcción. Sin embargo una de las formas más utilizadas por ellos era el “Swaddling”, o lo que es lo mismo, envolver al bebé firmemente en tela o piel. Ésta era la costumbre favorita y que más utilizaban las tribus a la hora del descanso de su bebé, ya que lo veían como uno de los métodos más seguros. Muchos navajos todavía utilizan un soporte de mesa tradicional que envuelve al bebé para mantenerlo a salvo y protegido.

¿Qué hay que tener en cuenta para comprar una cuna de bebé?

La cuna es uno de los pocos lugares donde tu bebé se va a quedar sólo mientras descansas o haces otras tareas. Por tanto es de vital importancia que sea un lugar muy seguro.

Hay muchos tipos de cunas disponibles (como los que te muestro bajo estas líneas), pero si continuas leyendo sabrás cómo elegir la cuna adecuada para tu bebé.

cuna certificada TUV

Cuna de Madera (clic para ver precio)

moisés lacado en blanco

Moisés lacado (clic para ver precio)

¿Qué es una cuna de bebé?

Una cuna es esencialmente una cama diseñada específicamente para un bebé. Lo puedes imaginar perfectamente si cuando te encuentras acostado en tu propia cama te imaginas encerrado con unos barrotes a los lados pero con el techo totalmente abierto. Puede que igual te resulte un poco molesto pero recuerda que la finalidad de esos barrotes es proteger a tu hijo de posibles caídas en sus horas de descanso.

¿Cuánto tiempo usará tu bebé la cuna?

Las cunas pueden utilizarse un promedio de 24 meses. Dicho esto, el momento adecuado para que tu bebé pase de la cuna a la cama varía de un bebé a otro. Una señal bastante segura de que tu bebé está listo para dar el siguiente paso es cuando éste se ve notablemente tan grande dentro de esa cuna que incluso se puede escapar con facilidad de ella.

¿Cuándo se debe comprar una cuna de bebé?

Aquí encontrarás opiniones para todos los gustos. Mientras que hay madres que enseguida empiezan a comprar cunas, otras esperan a tener el bebé para decidirse a comprarla. En mi opinión lo correcto no es ni una cosa, ni la otra, si no buscar un término medio. Yo empezaría a buscar la cuna para mi bebé en mi último trimestre de embarazo. Así tendría tiempo para poder comparar modelos y elegir el que más me guste y la compraría como un mes antes por posibles adelantos del parto o posibles retrasos en el envío de mi compra. Todo con el fin de garantizar que la cuna esté en su sitio cuando mi bebé llegue a casa.

¿Qué modelos de cunas han existido?

Si nos retrotraemos en el tiempo para conocer las cunas que han existido a lo largo de la historia comprobaremos que la forma más antigua de cuna era una simple roca ahuecada con el fin de proporcionar un lugar de descanso seguro para el bebé. El siguiente paso fue más fácil, en este caso se vació una caja montada en secciones transversales curvas. Y, con los primeros colonos se le añadieron barras a los lados y en un extremo una capucha hecha de sencillas tablas de pino. También podemos poner como ejemplo los “pesebres” que representan grandes camas para los bebés reales. Estas cunas de lujo estaban cuidadosamente talladas y decoradas con costosos y elaborados tapices.

cuna-balancin-Tiny-Love

Cuna Balancín Tiny Love (Pulsa en la imagen para ver la oferta)

Muchas cunas fueron diseñadas con el fin de que pudieran balancearse fácilmente, tratando de conseguir que con un solo empuje esta pudiera balancearse durante un espacio prolongado de tiempo.

Posteriormente se hicieron los primeros “pesebres” para poder ser colocados junto a la cama de los padres en la habitación. No hay que olvidar que las habitaciones son una invención que se añadió posteriormente a la arquitectura de las casas con el fin de poder calentarlas con mayor facilidad al hacerlo mediante el calentamiento de estancias más pequeñas.

Una vez que el bebé crecía y era demasiado grande para estar ya en una cuna, pasaba a una cama nido. Este tipo de camas reciben este nombre por la utilidad de hacerlas caber fácilmente debajo de la cama de los padres y así poder conservar el espacio de la habitación. Las primeras casas no eran muy grandes y sólo tenían una o dos habitaciones con lo que el espacio era algo a respetar y a tener en cuenta.

Durante la época de 1800 las casas empezaron a ser más grandes y se comenzó a utilizar la cuna de una manera más general. Habitualmente eran cunas que se hacían artesanalmente, por los miembros de la misma casa, y se iban pasando de un hijo a otro. Las familias por aquel entonces eran amplias y tenían muchos miembros, así que empezaron a construir las cunas con maderas sólidas y duraderas para que pudiesen resistir el paso del tiempo y aprovecharlas generación tras generación. Si pudiésemos encontrarnos hoy en día con una de esas cunas nos quedaríamos maravillados de su robustez. Lo pude comprobar en una visita reciente a una tienda de antigüedades, mientras buscaba algún viejo mueble que poder restaurar, me topé con una cuna hecha de madera que estaba totalmente pulida por el paso de los años y de las manos que la mecieron, sin dar, por el contrario, ninguna muestra de desgaste. Una autentica maravilla!

La forma básica de cuna tal y como la conocemos hoy, no ha cambiado mucho desde el siglo XIX. No obstante si que se ha ido mejorando en su diseño dado que los estándares de seguridad exigidos son cada vez más altos.

A la luz de las presentes normas de seguridad se hizo evidente que esa cuna de la tienda de antigüedades, en la actualidad podía ser más un objeto de decoración que una cuna en si. Ya que los listones estaban demasiado separados y el diseño del cabecero podría resultar peligroso.

Actualmente se insta a los padres a mantener una estrecha vigilancia por la seguridad de sus bebés en todos los aspectos de la vida y por lo tanto, también en la compra de una nueva cuna o a la hora de utilizar una cuna más antigua.

Por tanto podemos leer la historia de la cuna para satisfacer nuestra curiosidad pero a partir de ahí, deberemos mostrarnos cautos y priorizar la seguridad de nuestros hijos. Por ello es importante conocer algo acerca de las cunas.

Lo que debe buscar al comprar una nueva cuna de bebé

Lo importante es que se ajusten a los estándares de seguridad, algo que sobre todo los nuevos modelos hacen. Si te decides por una de estas cunas la seguridad de tu bebé quedará garantizada.

Es importante que te cuestione a ti mismo antes de comprar la mejor cuna para tu bebe, las siguientes preguntas.

¿Cuál es tu rango de precio?

La cuna es uno de los elementos esenciales más caros que vas a comprar a la llegada de tu bebé. Por otro lado el rango de precios de las cunas es muy amplio, pudiendo encontrar desde cunas más sencillas a precios más módicos, hasta cunas premium o último modelo cuyo precio será bastante más caro.

Por eso es importante que antes de comenzar tu búsqueda te marques el rango de precio óptimo para ti. Esto te facilitará la búsqueda y te ahorrará tiempo porque no lo emplearás en mirar las características de miles de cunas que no estás dispuesto a comprar sino que sólo comprobarás las calidades de las cunas que se ajusten a tu presupuesto y puedan desencadenar tu compra final.

Recuerda: Más caro no necesariamente significa mejor. Hay grandes cunas de bebés para todos los bolsillos. Sólo tienes que darte una vuelta por la web y elegir.

¿De cuánto espacio dispongo para la cuna?

Este es el siguiente paso en importancia. Así que antes de comenzar tu búsqueda te recomiendo que midas el área donde vas a colocar la cuna. La cantidad de espacio disponible también te reducirá el margen de búsqueda dada la amplia variedad de cunas que puedes comprar.

Si tienes poco espacio disponible, entonces tal vez una cuna plegable sea tu mejor opción. Si, por el contrario, tienes una gran cantidad de espacio, entonces tendrás la suerte de elegir cualquier cuna que se encuentre en tu rango de precio.

¿La cuna requiere montaje?

Lo más probables es que la cuna venga sin montar, ya que el envío de una cuna por piezas permite al fabricante mantener unos costos más bajos de envío, lo que supone un ahorro de dinero para el cliente final.

Es importante que la cuna se monte correctamente. Una cuna montada incorrectamente puede suponer no sólo un riesgo de seguridad para tu bebé, sino que también puede anular la garantía de la cuna.

Antes de montar una cuna de bebé, lo primero que debes hacer es contar todas las piezas de la cuna, incluso si la caja estaba sin abrir. Si encuentras piezas de menos (como tornillos), no dudes en ponerte en contacto con el fabricante inmediatamente.

¿El colchón necesita altura ajustable?

Algunas cunas vienen con la capacidad de aumentar o disminuir la altura del colchón de la cuna del bebé.

En las primeras etapas de la vida de tu bebé, el aumento de la altura del colchón te permitirá colocar fácilmente a tu bebé a la hora de dormir.

A medida que tu bebé aprenda a sentarse o usar sus manos para tirar de sí mismo es el momento de bajar el ajuste de la altura. Esto ayudará a evitar que tu bebé comience la escalada y la correspondiente caída de la cuna.

¿La cuna del bebé viene con un carril para la dentición?

Cuando tu bebé se pone de pie, se puede notar que la baranda de la cuna se encuentra justo a la altura de su boca. Esto no es bueno.

Te guste o no, tu bebé va a experimentar la alegría (o falta de) la dentición. Cuando el bebé comienza la dentición, es posible que comience a roer la barandilla de madera de su cuna como un pequeño castor. Desafortunadamente esto puede conducir a un bocado de madera, astillas y pintura. Definitivamente ninguna de las cosas que desearías ver dentro de la boca de tu bebé.

Afortunadamente muchos fabricantes de ahora fabrican cunas con rieles de dentición, una cubierta que actúa como un divisor entre la boca de tu bebé y la cuna del bebé.

Otra ventaja es que los carriles de dentición también alargan la vida de la cuna, una necesidad si te estás planteando tener más de un hijo y deseas volver a utilizar la cuna que tu bebé está utilizando actualmente. No te preocupes si su cuna no viene con un carril de dentición, estas cubiertas para la barandilla de la cuna también se pueden comprar por separado.

¿Es la cuna de tamaño estándar?

Cunas las hay de todas formas y tamaños. Un marco de cuna estándar mide 120 por 60 cm. Si estás considerando comprar una cuna de tamaño irregular entonces debes tener en cuenta que también deberás comprar un colchón de tamaño irregular.

Mientras que una cuna de tamaño inusual puede parecer una gran idea, los accesorios pueden costar más que el de una cuna estándar.

Lo mejor es comprar el colchón a la vez que se compra la cuna. De esta manera puedes asegurarte de que el colchón se adapta cómodamente a la base de la cuna. Si puedes meter dos dedos entre el colchón y la cuna del bebé, entonces tu colchón es demasiado pequeño. Desafortunadamente una sábana de cuna de espesor no será suficiente para llenar la brecha.

¿Desentona la cuna con el resto de tu casa?

Echa un vistazo a los muebles existentes en tu casa. Seguramente, no querrás que la cuna de tu bebé choque de manera horrible con ella, ¿verdad? Afortunadamente, encontrarás cunas de todos los materiales, texturas y estilos.

Los materiales más utilizados en cunas incluyen:

  1. Cunas de Madera
  2. Cunas de Metal
  3. Cunas de Plástico
  4. Cunas de Tela

 

7 consejos sobre cómo comprar cunas y como realizar el montaje

La piedra angular de cualquier cuarto de niños es la cuna. Aunque encontrarás un sin fin de diseños, hay pautas estrictas en cuanto a cómo debe hacerse una cuna, en qué sala debe ir, y lo que debería estar en ella. Aquí, describimos cómo comprar y montar una cuna.

  1. Compra una cuna nueva. Entendemos que una reliquia de la familia tiene un gran valor sentimental, pero puede no ser del todo segura. E incluso si se trata de una cuna de tan solo 5 años de antigüedad, dependerá de su uso y lo desgastada que esté que siga siendo segura.
    Millones de cunas han sido retiradas del mercado, sobre todo aquellas que tenían la baranda móvil que fueron tan populares en la última década. Cualquier cuna nueva debe tener todos los lados fijos (sin partes móviles).
  2. Hay dos tamaños de cuna. Una minicuna es menos costosa, pero se ajusta a un bebé hasta que sólo tiene de 6 a 8 meses mientras que una cuna normal se ajusta a un bebé durante un máximo de 2 o 3 años. Muchas cunas estándar le dan la opción de convertirse posteriormente en una cama de niño mediante la eliminación de uno de sus lados, pero esto a menudo requiere un kit de conversión, que cuesta un poco más de dinero.
  3. Los precios de la cuna dependen en gran medida de los materiales. Si la madera es de mayor calidad y los materiales son más naturales su precio será mayor, al igual que cualquier cuna que esté hecha en América o fabricada bajo el nombre de un diseñador.
    Para comenzar, puedes encontrar cunas a precios tan bajos como de 100€ a 150€; no obstante, la mayoría de las cunas se encuentran en el rango de precio de 500€; y si nos vamos ya a algunos de los modelos de élite pueden llegar a costar 1.000€ o más.
    Cuando compres una cuna, ten en cuenta que el colchón se compra por separado, por lo que no está incluido en el precio.
  4. Si el montaje de la cuna te supone una tarea compleja o de enormes proporciones, pregunta en la tienda donde la estés comprando si te pueden enviar a alguien para montarla por ti. Esto, seguramente, te supondrá un suplemento.
  5. Al montar la cuna, asegúrate de que los tornillos están bien firmes y en su lugar. Coloca el colchón al más alto nivel, así te será más fácil terminar de montarla y posteriormente colocar a tu recién nacido en ella. A medida que tu bebé crezca, baja el colchón para que no se pueda salir por su cuenta.
  6. Asegúrate de que la cuna no esté delante de una ventana o una decoración de la pared a la que un bebé pueda agarrarse. Mantén la cuna lejos de cortinas, sobre todo para evitar que tu bebé trate de alcanzar las correas, y también aléjela de cualquier tipo de cable y de las lámparas con cables.

Finalmente, una vez que ya has comprado y montado la cuna sólo te queda añadirle un colchón con su protector, una sábana de cuna, tu bebé y listo!!!
Evita meter en la cuna cualquier tipo de juguete, peluches, almohadas y/o parachoques porque cualquiera de ellos pueden conllevar riesgos de asfixia para tu bebé si se los lleva a la boca. Desafortunadamente, la mayoría de los sistemas de cunas tradicionales incluyen topes, pero no hay un momento seguro para usarlos. Sin embargo, por suerte, se está haciendo cada vez más fácil comprar sábanas ajustables para cunas de forma individual, o juegos de cama que no cuenten con un parachoques.
En el momento en que tu niño sea lo suficientemente grande como para pedir su peluche o querer acurrucarse en una almohada, también será lo suficientemente grande como para no asfixiarse con ello y entonces estará totalmente a salvo!

Por último, con tantas opciones debe resultarte fácil encontrar una cuna para tu bebé que coincida con tus gustos y la decoración de tu casa. Muchos padres buscan que también coincida el color de la cuna con el de sus otros muebles, como una estantería o armario; otros padres optan por una cuna de bebé que se complemente con el diseño del cuarto de sus niños, etc.

Ten en cuenta que, si bien algunas cunas están enteramente fabricadas de madera, las cunas baratas pueden estar simplemente cubiertas por una chapa de madera. Si bien esta diferencia no es inmediatamente perceptible a la vista, la chapa de madera es mucho más propensa a saltar cuando al bebé le están saliendo los dientes y no queremos que estas piezas de chapa acaben en la boca de nuestro bebé. Así que mi consejo es que compres cunas de madera sólidas siempre que te sea posible.

Análisis de cunas (reviews)

 

Comparte!
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Share On Reddit
Share On Stumbleupon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR
Mostrar
Facebook
Twitter
Google Plus
Linkedin
Pintrest
Reddit
Stumbleupon
Ocultar