compartir habitación con bebés

Pros y Contras de compartir habitación con nuestro bebé

Hoy vamos a tocar un tema controvertido y del que encontraremos multitud de opiniones al respecto. Por eso nos encantaría que tú también nos dejases la tuya para ir comparando nuestras vivencias.

¿Deben dormir los bebés en la misma habitación que sus padres?

Esta es una de las típicas preguntas que todos nos hacemos a la hora de elegir el sitio de descanso de nuestro bebé. Somos conocedores de la importancia que el periodo de sueño tiene para todos pero, especialmente para nuestro bebé y por ello, queremos garantizar ese momento de la mejor forma posible. Así que la respuesta a la pregunta es muy sencilla: el bebé debe dormir en el lugar que garantice que todos los miembros de la familia, incluido él o ella, duerman mejor.

Hay bebés que necesitan la cercanía de sus padres para dormir, sobre todo en los primeros meses de vida ya que la separación de ellos les obliga a pasar por una etapa normal de “ansiedad” que no todos llevan de la misma manera. En estos casos, que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, desde luego, es la mejor opción.

Del mismo modo, muchos padres se sienten más seguros con su bebé durmiendo cerca de ellos, sobre todo en sus primeros meses de vida. Esta decisión aporta beneficios en algunos casos pero, también hay veces en las que compartir habitación puede no ser la mejor decisión.

Compartir habitación afecta directamente al sueño de todos los que duermen en la misma habitación. Y, nos encontramos con algunas familias que duermen mejor cuando están todos juntos, supongo que, en parte debido a esa sensación de seguridad que ello transmite y, por el contrario hay familias que cuando esto ocurre duermen peor.

Ventajas de dormir en la misma habitación

En primer lugar, vamos a enumerar aquellos puntos en los que compartir habitación con nuestro bebe puede ser una ventaja:

  • Periodo de LactanciaDurante el periodo de lactancia, especialmente al principio cuando las tomas son mucho más seguidas, tener cerca a nuestro bebé siempre puede resultar mucho más cómodo. Por un lado te evita el tener que abandonar la habitación varias veces por la noche y caminar por el pasillo en su busca, lo que también evita que tu bebé llore durante más tiempo reclamando su toma y lo más importante es que todo esto hace que la toma sea más rápida y calmada con lo que ambos podréis volver a descansar pronto.
    Más información sobre la lactancia materna

En algunos países para simplificar más aún todo este proceso utilizan unas cunas que se ponen junto a la cama llamadas “Co-Sleeper” o Colecho (“Al alcance del brazo”) y cuando el bebé llora sólo tienen que bajar uno de los lados de la cuna para atraer con el brazo al bebé hacia su pecho y una vez que la toma termina lo vuelven a centrar en su cuna y suben el lado, convirtiéndolo de nuevo en cuna.

  • Mayor Vigilancia del bebé: Compartir la habitación con nuestro bebé nos permite descansar mejor porque a la mínima inquietud podemos echar un vistazo a su cuna y controlar su estado, algo que nos aporta tranquilidad y seguridad. Además, la Academia Americana de Pediatría piensa que compartir la habitación con nuestro bebé puede ayudar a reducir el riesgo de muerte súbita del lactante (lee la entrada).
  • La irritabilidad nocturna se resuelve rápidamente: Sabemos de sobra que el hambre no es la única razón que puede despertar a nuestro bebé durante la noche. A veces se despiertan únicamente porque están incómodos o porque han perdido su chupete o se encuentran perdidos en la cuna tras haberse dado ya algunas vueltas o simplemente porque no están teniendo dulces sueños. Teniéndolos a nuestro lado, estos momentos de irritabilidad e incomodidad se resuelven casi de inmediato. Muchas veces solo hay que alargar el brazo y arroparlos o acercarles el chupete, y todo este tiempo ganado es tiempo de descanso y de sueño para todos.
    Mira estos consejos para calmar a tu bebé inquieto

dormir con bebés

Desventajas de compartir habitación con nuestro bebé

Por otro lado como ya hemos comentado que compartir habitación con nuestro bebé puede tener aspectos menos ventajosos. Por ejemplo, hay un montón de familias que encuentran que dormir en la misma habitación que su bebé no sólo no les relaja, si no que perturba el sueño de todos los que allí se encuentran, debido a varios factores:

  • Se oye absolutamente todo: Los papás y sobre todo las mamás cuando se inician en este nuevo rol tienen sueños muy ligeros, casi de vigilia porque duermen en alerta ante cualquier necesidad o malestar de su bebé. En estos casos compartir habitación puede resultar terrible para nuestro descanso ya que al mínimo suspiro, movimiento o gruñido de nuestro bebé, nos estaremos despertando, lo que anulará casi por completo nuestro tiempo de descanso.
    Del mismo modo, nuestros ruidos (por ejemplo: ronquidos) o movimientos  también pueden despertar a nuestro bebé si tuviera un sueño ligero, interrumpiendo también su periodo de descanso.
  • Constante vigilancia del bebé: En estos mismos casos de padres y madres muy protectores o preocupados, el hecho de que el bebé duerma en la misma habitación les hace caer en la continua tentación de tener que observarlos para comprobar que todo va bien. Siendo motivo de alarma tanto el ruido provocado por nuestro bebé como la ausencia de él.
  • Desarrollo de malos hábitos de sueño en nuestro bebé: Una de las ventajas de compartir habitación era que podríamos atender la mínima necesidad de nuestro bebé casi de inmediato. Sin embargo esto, a la larga, puede convertirse también en un hándicap. Por ejemplo: si cuando nuestro bebé llora porque ha perdido el chupete, nosotros se lo damos de inmediato, él se acostumbrará a ello y cuando nos toque cambiarlo de habitación y lo vuelva a perder, su desconsuelo será mayor porque se sentirá perdido y extraño sin esa mano al lado que le ayudaba al momento. Son asociaciones que ellos hacen a situaciones que así se les han dado desde pequeños y que en un futuro pueden implicar menos horas de sueño y descanso para todos, incluido el bebé.

Como veréis todo tiene sus ventajas y desventajas. Así que todo depende del tipo de familia que seáis y de cuál sea la mejor opción para vosotros y vuestro descanso. Incluso últimamente nos ha sorprendido una noticia en la que un pediatra recomendaba que las madres deberían compartir cama con sus hijos hasta los tres años de edad, pero esto lo dejaremos para otro post.

Elegid lo mejor para vosotros y los vuestros, no hay que olvidar que cada familia y cada bebé son únicos.

 

¿Te ha gustado el artículo? (VOTA!!)
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)

Cargando…

 

Comparte!

Sobre la autora Angela

Hola mi nombre es Angela, soy de España y Pediatra de profesión.Mi pasión por los niños hace de mi profesión un verdadero hobby y a ellos dedico mi día a día, sobre todo desde que soy madre, después de tener a mi dos pequeños me di cuenta de todas las cosas que una mamá primeriza desconoce y a lo que se tiene que enfrentar a la hora de criar a su bebé.Por mi experiencia como madre y en consulta, puedo ayudar y aconsejar de las mejores opciones a la hora de iniciarse en el maravilloso mundo de la maternidad.

Sígueme en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Mostrar
Facebook
Twitter
Google Plus
Linkedin
Pintrest
Reddit
Stumbleupon
Ocultar